6 de noviembre de 2015

Carmilla - Sheridan Le Fanu

Hoy quiero hablaros de la última novela corta que he leído, Carmilla, del irlandés Sheridan Le Fanu.
Es una pena que no sea una novela más conocida y más reconocida ya que no deja de ser de las primeras historias escritas sobre vampiros, una de las precursoras del género, de hecho, Drácula (escrita 25 años después) se basó en algunas de las características descritas por Le Fanu, quién a su vez, se inspiró en la Condesa Sangrienta: Elizabeth Báthory.

De qué trata Carmilla


A lo largo de 165 páginas nos encontramos con la narración en primera persona, a manera de diario, de la historia de Laura, una joven que vive con su padre y los criados en Estiria (Austria). Nos encontramos de nuevo el relato dentro del relato como ya veáimos en Otra vuelta de tuerca de Henry James e incluso con otro relato dentro del relato dentro del relato, cosa que siempre me fascina.

Laura y su padre conocen de forma bastante "accidental" a la joven Carmilla, una noble a quién su madre dejará a su cargo debido a la imposibilidad de poder seguir su viaje con la chica.

Desde el momento en que esta bella joven queda a su cargo extrañas muertes empiezan a darse en la zona, todas se dan en chicas jóvenes y describen unos síntomas parecidos. Laura también empieza a manifestarlos y a pesar de encontrarse bien podría seguir el mismo camino que las otras afectadas.

Mis impresiones


Elizabeth Báthory
Carmilla es un libro interesante por varios motivos, primero porque estamos frente una novela gótica de terror, precursora como decía del mundo vampírico del que estamos actualmente un poco saturados -o al menos yo- por los Cullen y todo lo que ha creado Meyer y segundo, porque aportó al género una vampiresa con tendéncias homosexuales, tema que en ese momento (el libro fue escrito en 1872) no podía tratarse y al que el autor se aproximó de forma elegante y sutil.

No es un libro erótico ni se nos describen escenas lesbicas, pero sí que se insinúa el amor que siente Carmilla por Laura y por otras chicas de gran belleza que murieron bajo sus colmillos.

Lo que siempre me sorprende de este tipo de relatos es como quién lo escribe se dirige al lector: "Vosotros, los que vivís en ciudades...", es un diálogo más cercano con los que leemos la novela, te hace sentir que no ha pasado el tiempo y que bien pudo ser escrito hace pocos días, pero a la vez al ser escrito por quién lo vivío nos mantiene en la oscuridad sobre determinados aspectos, por ejemplo, sobre las idas y venidas de Carmilla, que efectos le produce el sol, a qué condiciones le obliga su naturaleza... en fin, que al ver sólo a través de unos ojos, nos perdemos todo lo que ocurre en otros contextos y a los demás personajes, pero al final lo que no sabemos nos lo imaginamos por información que vamos recabando de aquí y de allí.

Carmilla es un personaje rodeado por los secretos, no sabemos mucho de ella, sólo su nombre y nobleza y el amor que siente por Laura, quién muchas veces muestra su incomodidad por las muestras de afecto que ésta le dedica.
Hacia el final, es cuando la luz se nos presenta en forma de general, quién nos cuenta como murió su pupila a manos de una joven de gran belleza que acogieron en su casa, ver como esta mente racional habla de vampiros es de los más sorprendente, para Laura, su padre y el lector mismo y más nos sorprendemos al ir leyendo los nombres que ha ido usando la chica: Carmilla, Mircalla, Millarca... una suerte de anagramas a los que quizá se vea obligado o que quizá son un juego más de la "joven" vampiresa.

Varios términos también aparecen para referirse a los chupasangres (ésta por ejemplo no aparece en el libro!), encontramos a parte de vampiros, nosferatus y upirs, la última de ellas poco usada en literatura o al menos yo poco he coincidido con ella.

Es un libro fácil de leer, sin lenguaje complejo a pesar de los años que nos separan de su publicación, encontramos una buena ambientación, un contexto muy bien creado y unos personajes interesantes, por todo ello, es una lectura aconsejable para aquellos que quieran ver los orígenes del mundo vampírico desde otra perspectiva, siendo los personajes principales mujeres y no estando éstas siempre subyugadas al vampiro creador que curiosamente siempre resulta ser un hombre.


6 comentarios:

  1. He visto éste libro en el escaparate de una librería local. Me ha llamado mucho la atención su portada, me recuerda a los dibujos de Benjamin Lacombe. Es posible que le eche un vistazo, aunque el terror no es para mi...

    ResponderEliminar
  2. No sé se acá em Brazil tiene este libro, pero vou a buscar-lo por acá! Besos hermosa <3

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los libros sobre vampiros y esas cosas. Yo me deboré en nada la saga de Stephanie Meyer. Este libro no lo conocía, pero voy a buscarlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, Devoré o Deboré? creo que es la primera, pero se me fue jajaja.

      Eliminar
  4. Guau, la verdad es que desconocía el libro y me ha sorprendido ver que es tan antiguo y más aún contando toda la historia desde el punto de vista de una mujer que muerde a mujeres,... Como tu has dicho eso es algo que hoy en día no escandalizaría a nadie pero seguro que en esa época le conllevó alguna que otra censura...
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  5. Es primera vez que escucho algo al respecto.
    He leído libros pero no de este genero, tendré que buscarlos y leerlos ♥
    saludos y gracias excelente post.

    ResponderEliminar