14 de julio de 2016

616. Todo es infierno - David Zurdo & Ángel Gutiérrez

Tengo tantos libros para reseñar ahora mismo que me puedo permitir el lujo de elegir que me apetece contaros... hoy me he decantado por 616. Todo es infierno, no porqué sea un libro que me gustó sino porque mirando las portadas de los libros leídos, la suya me sigue atrayendo.


Ese fondo negro, con las llamas y en medio el número y el título que hace referencia al infierno... en fin, eso fue lo que me atrajo en su día para leerlo y lo que me sigue atrayendo hoy para contaros sobre él.

Es un libro que fue escrito en 2008 y en mi iPad ocupa algo más de 500 páginas, claro que va en función de la letra y de su tamaño...

¿De qué trata el libro?

El padre Cloiser pertenece a un grupo secreto del Vaticano, los llamados Lobos de Dios, que se ocupan de investigar los sucesos paranormales que ocurren en todo el mundo. En su camino se encontrará con la frase: "Todo es infierno" escrita en los lugares más insospechados y ésta le llevará aa descubrir una verdad que cambiará su -y nuestra- percepción del mundo.

Mis impresiones

Empezamos por el título... una vez leído el libro, vemos que eso de "Todo es infierno" no cuadra mucho con la Verdad que se desvela, es cierto que algo más explícito podría ser un spoiler pero tampoco es muy acertado poner algo que no se ajusta a la realidad. Y respecto al número voy contaros de donde sale el número 616, no es un secreto que os desvele trama del libro y además, en una entrevista que leí hecha a los autores lo explican e incluso, si tenemos algo de tiempo podemos buscar en Google sobre el 616, veréis que os salen muchos escritos sobre cual es el verdadero número de la Bestia, si el 616 o el más conocido 666. Según el libro:

"(...) Aunque la mayoría de la gente creía que el número de la Bestia es el 666, eso no es correcto. Se trata de un error basado en la alteración neotestamentaria realizada en los tiempos del emperador romano Nerón (...) Su cifra numerológica 666, fue introducida por los primeros cristianos sustituyendo al original 616 en el Apocalipsis. Ese cambio quedó fijado por el tiempo y llegó hasta nuestros días."

616 es un libro fácil de leer, entretenido y que nos engancha al inicio, queremos saber hacia donde conducen todos los descubrimientos y que es esa Verdad de la que se habla en todo momento, hacia donde nos llevará todo. Pero a pesar de las ganas de saber que nos mueven, a pesar de incentivar nuestra curiosidad, para mí no es un libro especialmente bueno, vamos que no lo recomendaría.

La historia es bastante original y eso a día de hoy es algo difícil, parece que ya está todo escrito, que se ha hablado de todo y están exprimidos todos los argumentos y yo creo que se le podría haber sacado mucho partido a la Verdad que se descubre en el libro -la Verdad con mayúsculas-, pero la sensación que te queda cuando lo terminas es de decepción, no es una buena novela, al menos para mí claro... 

La novela está contada por un narrador omnisciente, éste nos sitúa donde transcurre la acción en el momento en que ésta se produce, así pues, a lo largo de la historia saltaremos entre diferentes personajes, por un lado tenemos al padre Cloiser que carga con buena parte del peso de la novela, por otro la psiquiatra Audrey Barret que no llega a trasmitirme mucho y menos el dolor que siente, también conoceremos a Daniel, un anciano deficiente cuyo papel no acaba de estar bien desarrollado y al final, conocemos a Joseph, un bombero que ayudará a unir las piezas para llegar al desenlace.
El personaje mejor desarrollado es el de Albert aunque después de todo lo que le llegamos a conocer y lo que vivimos con él,  al final actúa de forma poco coherente con su personalidad y eso nos hacer rechinar un poco los dientes.

Es un libro largo o al menos a mí se me hizo algo largo, que empieza bastante bien pero luego se desarrolla de forma lenta y se precipita en el desenlace, parece que después de lo que hemos tardado en llegar tengamos prisa por terminar! 
Y os voy a contar lo que más me ha disgustado de la historia: el epílogo, ¡lo siento pero no! La tónica del libro es algo pesimista, siempre estamos entre Dios y el Diablo, los problemas de la humanidad, el hambre, la violencia... y cuando hemos terminado ya, descubierto todo lo que había por descubrir, nos hemos horrorizado por lo que ocurre en el mundo... ¿¿luego resulta que terminamos con un final feliz?? Esas últimas páginas se las podrían haber ahorrado y haberlo dejado como estaba, creo que me habría gustado más y no me habría sentido tan traicionada por lo leído.


En fin, para ir concluyendo, no es un libro que recomendaría, el argumento era bueno pero poco más, los personajes no han conseguido trasmitirme mucho, el ritmo se me ha hecho algo pesado a veces, el desenlace es demasiado precipitada y el epílogo sobra. 


1 comentario:

  1. Conforme describes el libro creo que tus sensaciones al leerlo fueron las mismas que experimenté cuando el año pasado leí Oscuro, de Teo Rodríguez. Quizá lo conozcas porque era quien creaba los relatos de terror que se hacían en Milenio 3 y Cuarto Milenio. Soy fan acérrimo de Teo como creador de relatos, pero cuando leí esa novela me sentí estafado y con el final feliz, como comentas que tiene éste, me sentí también cabreado. Cuando terminé no sabía si había revisionado Los Serrano o una película Disney. Y creo que no quiero sentirme tan cabreado de nuevo tras leer un libro. :P ¡Un saludín!

    ResponderEliminar