1 de julio de 2016

La casa infernal - Richard Matheson

Buenas!!!

Vuelvo otra vez con un libro de Richard Matheson, ya en el pasado escribí la reseña de Soy Leyenda, libro que me gustó mucho (a diferencia de la película) y por ello, decidí buscar más libros del autor estadounidense, ya sólo me queda leer prontito El hombre menguante...

Con La casa infernal dejamos un poco de lado los vampiros y el gore y nos adentramos en las casas terroríficas, género que debo decir que también me hace disfrutar mucho, aunque elija a veces mal como me sucedió con La casa en el confín de la tierra.


La casa infernal es un libro que escribió en 1971, un poco en la línea The Haunting of Hill House (1959) de la también estadounidense Shirley Jackson, libro que planeo leer en breve, aunque luego igual tardo un siglo en escribir la reseña.

La novela fue llevada al cine con un guión escrito por el mismo Matheson y se llamó La leyenda de la casa del infierno (1973).

¿De qué trata?

En el libro se nos cuenta lo que ocurrió a cuatro personas cuando entraron en la Casa Belasco, éstas fueron contratadas por un millonario al borde de la muerte que les pidió que investigaran sobre la existencia de la vida después de la muerte. Estas cuatro personas eran un físico, su mujer y dos médiums: un médium físico y una médium mental.
Durante el tiempo que permanecen en su interior, su cordura se verá afectada por lo que viven o creen vivir.

Mis impresiones

La portada está bien, es llamativa pero no creo que haga mucha justicia al contenido del libro, en fin, ya se sabe que muchas veces se busca llamar nuestra atención sea como sea...

Una buena estrategia del autor fue contarnos la segunda expedición dentro de la casa, en la primera que fue en 1940 entraron cinco personas, de las cuales sólo sobrevivió una de ellas, ese hombre está ahora en la segunda expedición y eso hace que pueda ir contando cosas que ocurrieron en la primera, comparando unas situaciones con otras y sacando conclusiones de lo que puede estar ocurriendo, es una buena manera de informarnos por boca de un personaje.

 En esta expedición a la Casa Belasco, entra cuatro personas: Lionel Barrett, un físico ambicioso que quiere probar una máquina suya y que necesita el dinero que le ofrece el millonario, junto a él encontramos a su mujer: Edith. De su relación iremos dándonos cuenta a medida que avance la novela, aunque lo que sea que controle la casa se da cuenta desde el primer momento, sobretodo de la insatisfacción de la mujer, que usa en su favor. También la personalidad de las otras dos personas se irá rebelando a medida que vayamos leyendo, por un lado tenemos a Florence Tanner, una médium mental que creerá entender a la casa y actuar de manera correcta para liberar al espíritu atrapado, pero que quizá sea manipulada desde el primer momento, finalmente encontramos a Benjamin Franklin Fischer, la persona que sobrevivió a la primera expedición aunque no sepamos como lo hizo hasta el final, es un médium físico. Las cuatro personas que entran son muy diferentes entre sí, como también los intereses que les mueven, su personalidad está bien definida y actúan conforme a ella, les llegamos a entender y aunque veamos cómo se equivocan, sabemos que por su naturaleza tienen que actuar como lo hacen. Al tratarse de cuatro personas, se produce una lucha para explicar la naturaleza de lo que está ocurriendo, por un lado el físico y su mujer se decantan por una explicación científica y los otros dos por una explicación sobrenatural, eso hará que desconfíen de lo que hacen los demás, siempre pensando que son víctimas de un engaño para defender su posición.

A medida que los cuatro entran en contacto con la/s presencia/s de la casa o lo que sea que produzca los fenómenos, sus debilidades serán expuestas para después ser usadas en su contra, Lionel es una persona arrogante que no escucha y sólo considera como verdadera su propia opinión, su mujer es alguien que tiene que convivir con el carácter de su marido y con sus propias insatisfacciones, los médiums en cambio, son personas muy diferentes, Florence sólo quiere liberar a la casa del mal, dejándose engañar por lo que ella misma considera que ocurrió en el pasado y Fischer pretende actuar de la misma manera que la vez anterior, sin enfrentamientos y con la mera observación. La casa o la entidad que la gobierna si es que existe, rápidamente se da cuenta de sus fallos y sus deseos y jugará con sus creencias haciéndoles dudar de todo lo que ocurre y a nosotros con ellos, ya que nosotros vivimos con los protagonistas y no sabemos si lo que ocurre es fruto de su imaginación, de una paranoia colectiva o en cambio, los fenómenos son reales... ¿puede ser que Florence sea una persona tan sensible que canalice la energía residual o realmente es una manifestación de la casa? Tenemos muchas teorías para explicar lo que está ocurriendo, pero Matheson juega al despiste y no es hasta el final que conocemos la verdad.

Hell House (título original) es una novela escrita con un lenguaje sencillo, se lee de forma fácil y podemos disfrutar de la atmósfera tan bien creada por su autor, sentimos la opresión que rodea a los protagonistas y sentimos que tenemos que actuar con rapidez antes de que sea tarde. El autor juega con nosotros de la misma manera que la casa juega con los cuatro visitantes, dudamos de lo que leemos y lo que ocurre en realidad y eso nos lleva a vivir un poco lo que ellos vivieron.

No es una novela con la que pasaremos miedo pero sí que puede llenarnos de angustia y sumergirnos en su atmósfera, no es la típica novela de casa encantada, fantasma y cadenas, pero tiene su gracia y su encanto como novela de terror gótico y psicológico. Se alternan momentos de calma tensa, de esos en los que sabes que te están dando un respiro para volver de nuevo a la acción, con momentos de manifestaciones terroríficas, por ello, su ritmo va aumentando a medida que transcurre el libro, mezclando tensión con detalladas descripciones que lo hacen todo muy visual.

Deciros para finalizar, que es una novela que me ha gustado, aunque no he notado ni una pizquita de terror, más bien de claustrofobia y tensión, pero es entretenida, fácil de leer e interesante.

Respecto a la película, la vi hace años y aunque ahora sus efectos especiales se vean desfasados, es una película que volveré a ver, está claro! Os dejo un pedacito por si os motiva y la veis conmigo:




1 comentario:

  1. Soy leyenda me encantó. Y en ese caso vi antes la película protagonizada por Will Smith de que leyera el libro… En las primeras páginas, cuando se hace la descripción física de Robert Neville… Jajaja. No digo más para no hacer spoiler, pero vaya tela. xD

    A mí las historias con sucesos paranormales también me gustan un montón. Y por lo que cuentas, es interesante ver de qué manera afrontan un suceso inexplicable personas tan radicalmente opuestas; unos amparándose en explicaciones sensatas y lógicas basadas en investigaciones científicas y otros dejándose llevar por el más allá, por milagros y por sucesos paranormales. Choque de creencias.

    Es otro de los tantos libros que tengo en mi lista de pendientes… que ya mide más que yo. xD

    ResponderEliminar