20 de julio de 2016

La condesa sangrienta - Alejandra Pizarnik

El libro que os traigo hoy es algo diferente a los que llevo reseñados hasta ahora, Alejandra Pizarnik a través de unas pocas páginas consigue realizar un retrato del sadismo de la condesa Erzsébet Báthory. Fue escrito en 1971, aunque mi edición es de 2009.


¿De qué trata el libro?

Alejandra Pizarnik se basó en el texto Valentine Penrose: La Comtesse Sanglante (1957), libro que he apuntado ya en mi lista de pendientes, así pues Pizarnik que admiraba a Penrose escribió con su particular estilo algunas de las atrocidades cometidas por la condesa.


Mis impresiones

                   El criminal no hace la belleza, 
                   él mismo es la auténtica belleza.
                        J. P. Sartre

Lo primero de todo, lo que más me llamó la atención a la hora de elegir el
libro es la portada, no creo que tardemos más de tres segundos en darnos cuenta de que los elementos que en ella aparece son lo de menos, lo importante es lo que forman: una mujer que se abre de piernas para nosotros y en medio, en la entrada algo rojo que parece salir de la "puerta".

Pero no es la única imagen que nos llama la atención, el libro está lleno de ellas, todas realizadas por Santiago Caruso, un  joven ilustrador argentino cuya web vale la pena visitar (podéis entrar aquí), iré intercalándolas mientras os voy contando mis impresiones.

Supongo que la mayoría sabréis de quién estamos hablando, la condesa Erzébet Báthory (1560-1614) fue una aristócrata húngara que se casó con un conde a los 15 años, cuando su marido murió descubrió su verdadero rostro y empezaron las torturas a jóvenes en el castillo. Se la relacionó con la brujería debido a las sirvientas que la rodeaban y a su obsesión por mantener la juventud a través del uso de la sangre de chicas, cuanto más jóvenes mejor y a poder ser, que fueran vírgenes. Se dice que mató a 610 chicas debido a que escribió el nombre de ellas en un cuadernillo que fue encontrado en su habitación.

La condesa sangrienta no es un libro largo, en mi iPad ocupaba alrededor de 100 páginas, con letra bastante grande y cada ilustración ocupaba la páginas entera, o sea que su lectura no os llevará más de una hora a lo sumo. Está dividido en 12 capítulos y en cada uno encontramos una forma de tortura. Acaba el libro con un capítulo dedicado a la autora y otro al ilustrador.

Virgen de Hierro

"Sentada en su trono, la condesa mira torturar y oye gritar. 
Sus viejas y horribles sirvientas son figuras silenciosas que traen fuego, cuchillos, agujas, atizadores; que torturan muchachas, 
que luego las entierran. Como el atizador o los cuchillos, 
esas viejas son instrumentos de una posesión. 
Esta sombría ceremonia tiene una sola espectadora silenciosa"

Nos cuenta al empezar la recopilación de torturas que Penrose se desentiende de la perversión sexual y de la demencia de la condesa y sólo se centra en la belleza del personaje, en esta obra en cambio, de forma bastante objetiva como si fuéramos un espectador, se nos van contando las diferentes torturas a las que son sometidas las jóvenes. Se cuenta de forma directa, sin recrearse en los actos, en las torturas en sí pero sin omitir detalles, es interesante de leer ya que la autora nos da las pautas para que nuestra imaginación realice el resto, las ilustraciones ayudan también a ello, aunque en ningún momento sabemos que piensa Báthory o qué padecen las chicas, sólo conocemos los hechos.


Muchos métodos de tortura los conocemos aún ahora, en muchas ciudades hay museos con artefactos que fueron usados para torturar y vemos que llevan años usándose, recordemos que la condesa nació en 1560... o sea que imaginad la de años que se han usado! Lo terrorífico es que podríamos "entender" la tortura como método para sacar información a los presos, pero la condesa no quería nada de sus víctimas, simplemente su sangre y disfrutaba llenando su bañera con ella, pero eso es algo que podría haber conseguido de forma más o menos rápida, únicamente hacía falta una víctima atada y un cuchillo, pero a ella parecía que le gustaba ensañarse sádicamente con las chicas.

Jaula mortal
Así pues, los capítulos que componen el libro se dedican a la Virgen de Hierro: en cuyo interior se coloca a una muchacha, la virgen la abraza y en sus senos aparecen cinco puñales que atraviesan a la chica, la muerte por agua aprovechando el frío y que se congela encima de sus víctimas, la Jaula mortal que está adornada con cuchillos y puntas de acero que la víctima se clava cada vez que se mueve, las torturas clásicas, donde se usaba la flagelación, atizadores enrojecidos al fuego, cizallas y tijeras...

Báthory fue un personaje que resulta interesante, en su momento su nombre debía producir muchísimo miedo, a medida que aumentaban los rumores alrededor de su persona imagino que cualquier jovencita debía sentirse aterrorizada al ver su carruaje negro o sólo por tener que ir al castillo, eran otros tiempos pero los rumores han existido siempre y aunque pocas escaparon, las desapariciones en la zona debían ser fuente de habladurías.

A día de hoy, parece ser la mujer que más muertes cuenta en su haber, a pesar de que a muchas no las mató ella sino sus sirvientas, si fueron instigadas por ella y todo por pensar que la sangre la llevaría a no envejecer, así pues, no es extraño que las mujeres a día de hoy nos preocupemos por los signos de la edad, ya nos viene de lejos! Pero ella fue algo más lejos, practicaba la magia negra, tomaba hierbas mágicas, poseía amuletos y sobretodo, realizaba los famosos baños de sangre y estos parece que fueron debidos a la influencia de Darvulia, una bruja que creía en los poderes del fluido humano, de esta forma se sometía al envejecimiento, pero a medida que pasaban los años Darvulia desapareció, me imagino porque temía la cólera de la condesa cuando viera que el paso del tiempo seguía haciendo mella en su aspecto y la nueva hechicera le dijo que la culpa era de la sangre plebeya así pues, en lugar de sangre roja se necesitaba sangre azul e incluso del secuestro y asesinato de hijas de gentilhombres logró librarse hasta que finalmente debido a todos los informes presentados en su contra el rey decidió indagar en el castillo de Csejthe y entonces como ahora, la nobleza nunca acaba pagando sus deudas, a pesar de los cadáveres, de los relatos y todo lo demás, el rey la condenó a ser encerrada en su castillo, en una prisión perpetua donde murió pero parece un pobre castigo frente a la muerte de cerca de 610 chicas.


El libro está escrito en un lenguaje sencillo y fácil de entender, sin palabras rebuscadas, es directo y no se centra en los detalles, está escrito de forma bastante objetiva y práctica, no le sobra ninguna página y la autora no escribe para llenar, al contrario, ha realizado un resumen del libro de Penrose (imagino), bastante esquemático y con pinceladas de cada tortura, pero sin adentrarse en nada.

Hay algunas cosas que no me han acabado de gustar del libro, quizá porque son cosas que esperas cuando lo empiezas y ves que al terminar eso no se ha cumplido...
Lo que esperaba del libro y no me ha dado, es la visión de la condesa, qué debía pensar ella durante las torturas, le molestarían los ruidos, los chillidos, los disfrutaría? Evidentemente no sería algo basado en la evidencia, sería la opinión de la autora... pero me hubiera parecido interesante.

Tampoco me ha acabado de gustar esta total independencia de un capítulo al otro, no hay un hilo conductor, como mucho la presencia de la condesa o la participación en las torturas, pero es una relación de ellas, no sabemos cuando ocurrían, como eran elegidas, por quién... se hace raro de leer un texto donde nada quede unido a lo anterior, donde todo parezca estar ahí sin nexos, de forma independiente y es de las cosas que más nos chocan cuando vamos avanzando por los diferentes capítulos ya que si bien la condesa es el nexo, es un nexo que no aporta nada porque nada sabemos de ella, de lo que siente o padece o del por qué.

Y sobretodo, lo que más extraño me ha parecido es el estilo de la escritora, que al ser la única obra que he leído no sé si es el habitual... la total objetividad con la que se explica cada cosa, no me ha llenado, no lograba trasmitirme todo lo podría, parece que nos esté contando la lista de la compra, sin emociones, sin sentimientos. Me ha faltado la parte más humana de la narración, ya sea al tratar a las víctimas como al tratar a la condesa.

Así pues, lo recomiendo en parte, porque no es un libro difícil de leer y en nada lo tendremos terminado, pero hay bastantes aspectos que no me han gustado. Para los que conozcáis un poco sobre los métodos de tortura y sobre la vida de Báthory, creo que os puede resultar interesante, a mí me lo ha parecido a pesar de no convencerme del todo.

1 comentario:

  1. Éste también lo leí, como tú dices, pensando que iba a ser lo que en realidad no es. También me chocó bastante que sólo se describieran los métodos de tortura y qué tipo de muerte iban a sufrir quienes pudieran "probarlo", pero sin más. No hay porqués, no hay sensaciones, no hay opiniones, nada. Y como dices también: en cada capítulo se cuenta un método de tortura diferente sin que guarde relación, es algo bastante distinto a lo que, creo, en general estamos todos acostumbrados a leer. Eso sí, añadir que sin las ilustraciones de Santiago Caruso el libro perdería mucho… y por qué no decirlo: con la cantidad de texto que tiene, sin ilustraciones, cabe en el prospecto de un medicamento. xD ¡Un saludín!

    ResponderEliminar