23 de octubre de 2016

Diástole - Emilio Bueso

Qué horrible tener que decidir que hacer durante el poco tiempo que tienes libre... ¿leo o escribo? fuf, pues un poquito de cada, aunque casi siempre acaba ganando la lectura y luego se me van acumulando los libros :( en fin, creo que eso sólo me preocupa a mí, o sea que mejor me callo y sigo adelante con mi opinión sobre Diástole.

Mi memoria es buenísima pero no tengo ni idea de como o por qué decidí leerlo, si me lo recomendaron, si lo encontré, no sé, pero me alegra haber llegado a Emilio Bueso y haber terminado esta novela.


De qué trata?

Jérôme es un pintor que recibe el encargo de retratar a Iván, un misterioso extranjero, pero tendrá que hacerlo según sus normas: a lo largo de cuatro sesiones, en cuatro sitios diferentes, con cuatro posturas diferentes en una misma obra, será en la casa de Iván y siempre de noche. 
A través de estas sesiones iremos conociendo la historia de Iván, un hombre perseguido desde hace muchos años.

Mis impresiones

Vamos a lo peor del libro... el imperdonable spoiler que hay en la misma portada, por favor... aunque la novela se pueda desarrollar sabiendo lo que encontraremos y la podemos disfrutar igual, sería mil veces mejor que cambiaran esta portada y quitaran esos colmillos que vamos a ser sinceros, no hace falta ser un fan del terror para saber de qué personaje se trata! En fin, de esas cosas que no se entienden!

La historia nos la cuenta Jérôme y nada más empezar nos desvela ya su final, él estará muerto cuando termine la historia, pero para ello aún quedan muchas páginas y muchas historias mezcladas. Es verdad que Jérôme nos cuenta más sobre Iván que sobre sí mismo pero a medida que avanza la narración vamos descubriendo la personalidad del pintor que se confiesa politoxicómano y casi diría que orgulloso de ello, o al menos de la vida que lleva a pesar de sus adicciones.

El libro se divide en cuatro capítulos, que son las noches que van a compartir los dos hombres y acabará con el amanecer del quinto día, ahí conoceremos todo sobre Iván y como el encuentro afectará al pintor y su día a día, la historia inicial está clara, es la del extranjero, pero a lo largo de las casi 250 páginas otras se irán intercalando: su coche, el mono que le crea lo que se mete, la vigilancia de la Federación Rusa, el amor de Iván, los perros que viven con él, Dumitru su sirviente...

Diástole es una novela original, no la típica de vampiros que nos venden actualmente la mayoría de autores, es una mezcla de arte, intriga, thriller, terror, amor y odio, quizá lo que menos abunda es el terror pero Bueso consigue engancharnos totalmente a la trama y me ha llevado a algo que hacía muchos libros que no hacía: parar en algún punto y ponerme a buscar en Internet sobre un tema concreto, en este caso: Chernóbil, la contaminación del lugar y la separación por zonas, donde la primera es un área que mirar de cuando en cuando y la cuarta el área de exclusión y sobretodo me ha fascinado la existencia de los samosely, que tirando un poco de Wikipedia y resumido, son los ciudadanos que viven de manera ilegal dentro del área de 30 km desde la central nuclear, hay muchas personas que se negaron a ser evacuadas o que regresaron luego, y fuffffffff, no me he pasado horas imaginando que se debe sentir viviendo en una zona que sabes que está contaminada, donde tus vecinos o familia están desarrollando todo tipo de mutaciones, muriendo de cáncer... luego recordé también esa película -bastante mala- Atrapados en Chernóbil y finalmente pensé que se podría hacer un videojuego muy guapo usando como escenario la cuarta área... en fin, que el tema le dió a mi imaginación para mucho!


El arte también ayudó a que la novela me picara aún más la curiosidad, los cuadros que se citan (búsqueda de algunos en Internet), los rituales que los pintores siguen a la hora de empezar y terminar sus obras, incluso el por qué de la necesidad del extranjero de ver su retrato... todo ello consiguió que terminara el libro en nada y menos y sobretodo, que decidiera leer en breve alguna otra novela del autor. 

La entrada de Cristo a Bruselas. J. Ensor.
El Gólgota. E. Munch

Los capítulos no son excesivamente largos y hay muchos diálogos que agilizan la lectura, por ello es un libro que se lee de forma muy rápida, al inicio quizá nos sorprenda la forma de escribir de su autor, como intercala información que inicialmente nos parece superflua, por ejemplo la manera en que su Talbot Horizon lo deja tirado cada noche cuando sube hacia la casa de su modelo pero al final le coges gusto a estas micro tramas dentro de la trama inicial, te acercan a la realidad del narrador, así conocemos el pasado de Iván y el presente de Jérôme. 

No puedo decir que el final me sorprendiera, realmente no, no sabes qué historia le va a contar su modelo pero si sabes como acabará todo para el pintor y aún así, a pesar de no contar con el efecto sorpresa es una historia que deseas leer. El ritmo va aumentando a medida que se va agotando el tiempo y deseamos que llegue el esperado amanecer sabiendo de antemano qué encontraremos. 

Por todo ello, es un libro que me ha gustado leer, es apto para todos los públicos ya que miedo no da en ningún momento, no habrá estómago sensible que se resista con su lectura porque el argumento es más cercano al thriller que al horror, podría ser una historia de vampiros o no, la naturaleza inmortal sólo es necesaria para el desarrollo del personaje y para explicar algunas cosas, pero realmente no hay sangre derramada y eso lo hace diferente, original y por ello, interesante.

10 de octubre de 2016

Cómic: Historias de Chupasangres

Ya os conté el otro día que me pasé por la biblioteca para sacar prestado el cómic de 30 días de noche y ya de paso los otros cómics que vienen a continuación. Después de escribir la opinión sobre el primero decidí seguir con el siguiente: Historias de Chupasangres.

Este cómic recopila ocho comic books americanos que podrían parecer una continuación de la historia pero no es así en realidad, de hecho se podría decir que son totalmente independientes excepto por la mención al libro escrito por Stella Oleson, pero ni siquiera se cita ni el nombre ni el título... o sea que puede quedar como un guiño a la nada si los lectores no conocen la existencia de Stella y de Barrow. Lo que en cambio sí encontramos es relación entre el cómic y el libro Rumores de los no muertos, sobretodo la parte más científica, la aparición del doctor Saxon y la llamada célula inmortal que se reproduce fuera de control y que podría ser la causa de la existencia vampírica.

Igual que el primer cómic, éste también está firmado por Steve Niles y por Ben Templesmith, PERO lo curioso del caso es que no trabajan juntos esta vez... se ha incorporado a otro guionista y a otro ilustrador y se ha hecho un intercambio de parejas. Niles se ocupa del guión de la primera historia: "Billy, dos veces muerto" con los dibujos de Kody Chamberlain y por otro lado, Ben ilustra la segunda historia escrita por Matt Fraction: "Juárez o Lex Nova y el caso de las 400 chicas mexicanas muertas". Curioso, ¿verdad?


La portada no es tan impactante como en el anterior cómic aunque siempre me ha gustado el juego de los reflejos en las gafas, aún así, no nos da la sensación de que sea un cómic de vampiros y eso es lo que es. Publicado por Norma Editorial.

Mis impresiones sobre las dos historias

En "Billy, dos veces muerto" descubrimos la historia de Billy (obvio, sí) que ha sido convertido recientemente, éste busca la compañía de su novia, no sabe lo que le ocurre aunque pronto lo descubren. Su novia tratará de encontrar ayuda aunque en realidad contacta con la persona equivocada.

Pasando ya las primeras páginas nos damos cuenta de la diferencia a la hora de ilustrar las imágenes, las figuras no están difuminadas, los detalles están bien perfilados, es bastante más colorido y los colores son más vivos. En general, todo es muy nítido, es verdad que se sigue destacando los dientes, la lengua y la sangre de los personajes pero de forma muy diferente a como lo hace Templesmith, es un dibujo muchas veces más agradable de ver aunque un poco más gore.

El ritmo se mantiene a lo largo del cómic, se lee muy rápido y no hay confusiones en lo que vemos y leemos, dan ganar de saber como sigue y como acaba, es una historia que me ha gustado y he disfrutado de los giros que Niles le da.

"Juárez o Lex Nova y el caso de las 400 chicas mexicanas muertas" ya tiene un título que no me gusta, demasiado largo. Está dividido en varias partes, de ahí que se hayan unido los 8 comic books en éste único libro, es mucho más cómodo de leer sin tener que ir buscando las diferentes partes.

Aquí la historia es a veces algo confusa, el ritmo no se mantiene a lo largo del cómic y las imágenes muchas veces no ayudan a entender lo que vamos leyendo. Reconocemos el estilo de Templesmith, imágenes y perfiles desdibujados, colores mezclados, más oscuros y destacando especialmente sangre, dientes y lenguas en los vampiros y sus víctimas. La verdad es que son imágenes menos gores, es más sutil en ese aspecto e incluye algo de humor en la figura de Lex Nova, un detective que piensa en voz alta y que no se da cuenta de ello, eso lo hace curiosamente divertido cuando quiere ocultar algún motivo o parte de la historia.

En esta historia, las chicas de Juárez desaparecen a causa de los vampiros, concretamente del grupo llamado: El circo de la familia Cero. En el cómic se retrata la vida de Juárez, donde los pobres pueden desaparecer por el capricho y aburrimiento de los ricos. La historia de los vampiros se mezcla con la del Chupacabras, un mito que empezó en Puerto Rico y que es bastante popular en muchas zonas de Latinoamérica. Lo bueno de la historia es la crítica social que se hace, como la pobreza lleva a que las mujeres sean casi moneda de cambio y como su desaparición no importa a nadie porque son objetos y no personas.

De las dos historias, me quedo con la primera. Me gusta mucho más lo que cuenta, como lo hace, las imágenes... en general todo en ella me ha parecido más agradable de leer y más interesante de conocer, también la parte científica de los vampiros resulta curiosa porque son esos enfoques nuevos que aúnan tradición y avances técnicos y bioquímicos los que me parecen originales y atractivos a la hora de leer sobre mitos tan antiguos como es el de los vampiros.

En definitiva, con este volumen Historias de Chupasangres, tenemos alrededor de 200 páginas de historia, se añaden algunos detalles a la trama inicial, a lo que ya sabíamos, pero es un volumen del que podemos prescindir. Es verdad que no soy una gran lectora de cómics, entonces mi opinión se limita a lo que me ha hecho sentir el conjunto de historia e imágenes y a la hora de intentar englobarlo en el conjunto de 30 días de noche se ma hace un poco innecesario a la hora de seguir la historia.


3 de octubre de 2016

El misterio de Ken - Julian Hawthorne

Tercer relato que encontramos en la antología Vampiras, de momento he leído y reseñado: La muerta enamorada y Carmilla. He decidido que no voy a leer el siguiente hasta haber reseñado el último leído, porque ya me conozco y me pongo a leer rápidamente uno detrás de otro y luego nunca encuentro el momento de escribir sobre ellos, de esta manera o escribo o no leo, de momento lo cumplo pero no tengo mucha fe en mí misma y mi contención xD


¿De qué trata el relato?

En El misterio de Ken nos encontramos con la historia de dos amigos, uno de ellos acaba de llegar a Europa y le cuenta al otro lo que ahí le pasó la noche de Halloween con una misteriosa mujer. Se supone que es el primer relato directamente vampírico de los Estados Unidos y fue publicado en 1887 por Julian Hawthorne, que es el hijo de Nathaniel Hawthorne.

Mis impresiones

Estamos delante de otra historia escrita por un narrador que a su vez ha recogido del protagonista de la historia, es una manera de alejarse del contenido de lo que aquí se cuenta, se transcribe tal cual la otra persona lo cuenta y así se le pasa a ella la responsabilidad de lo escrito.

El narrador hace tiempo que no ve a su amigo y constata los cambios que en él se han producido, no es el mismo y está claro que algo le ha pasado. Tardamos un poco en conocer la historia de Ken y eso hace que nuestra curiosidad aumente, queremos conocer lo que le ocurrió y más al saber que este encuentro se sitúa el 31 de octubre, igual que lo que le ocurrió a su amigo. Todos "sabemos" que la noche de Halloween es una noche especial, una noche donde se dice que los muertos se levantan de sus tumbas y andan por el mundo, es por ello una noche en la que todo puede ocurrir y la noche propicia para situar la experiencia de Ken.

Es un relato bastante corto, de unas 30 páginas. Nos encontramos con muchas descripciones y poco diálogo, el justo para que escuchemos la historia de boca de Ken, no hay muchos preámbulos porque tampoco tenemos mucha extensión para alargarlo pero aún así, mientras lo leía me daba la impresión que el autor alargaba el encuentro vampírico lo máximo posible y luego, cuando se produce la verdad es que es demasiado breve para poder saborearlo, es quizá lo que menos me ha gustado del escrito, lo que tardamos en llegar y luego lo rápido que pasamos por encima; la verdad es que aunque ocupe esas 30 páginas podrían haber sido menos sin las muchas descripciones que encontramos y no aportan más que atmósfera al libro.

Es un relato bien escrito, que consigue crear una buena atmósfera y rodea la introducción de un gran misterio gracias a lo que le ocurre al banjo de Ken, un instrumento que parece haber envejecido 200 años en muy poco tiempo, es la prueba para que el narrador tenga que creerle, es una prueba física que respalda la historia de su amigo. La mujer vampiro realmente no ocupa un lugar central en la narración, nos enteramos de la historia de Ethelind Fionguala, una joven secuestrada por vampiros que posteriormente fue rescatada por su marido pero no sabemos que le ocurrió luego, ¿se habría convertido? ¿llegó a tiempo su esposo? 

Así pues, un relato que aunque está bien podría haber entrado más en el tema que nos ocupa, es probable que 1887 no fuera un buen momento para hablar de vampiros, pero ya que nos ponemos... en fin, que le falta un poquito de chicha al tema, se trata de forma tan sutil que nos deja con las ganas de más. Es una historia recomendada a todos los públicos y que muchos lectores pueden disfrutar, sobretodo aquellos amantes de las buenas atmósferas, de las visitas nocturnas a cementerios pero sin muchos sustos (por no decir ninguno), a ver si el cuarto es algo más siniestro!