2 de enero de 2017

El Wendigo - Algernon Blackwood

El Wendigo es un relato de terror que escribió Blackwood en 1910. Confieso que no era mi intención empezar el año con él pero así ha sido ya que lo terminé el día 1 entre sueño y sueño.
Está considerado uno de los 10 mejores relatos de terror de la literatura inglesa y su lectura es casi obligatoria si hablamos de literatura sobrenatural.



Pero... ¿qué es un Wendigo? es una criatura mitológica que aparece en las leyendas de varias tribus del noroeste de Estados Unidos y Canadá, normalmente se le ha relacionado con historias de canibalismo ocurridas por la zona. Para convertirnos en un Wendigo, debemos comer carne humana o ser poseídos por su espíritu, así pues nació como una especie de advertencia contra aquellos que devoren otros seres humano, de hecho, se considera que es mejor morir de hambre o el suicidio antes que comerse a otra persona.

En el relato de Blackwood no se le presenta como un caníbal sino como un comedor de musgo y personifica la llamada de la naturaleza, el viento, los árboles... Es un ser que nos llama por nuestro nombre y cuya llamada no podemos rechazar, según lo que deducimos una vez leído es que creer en él ya nos convierte un poco en posibles víctimas de esta criatura.

Esta breve historia -de no más de 80 páginas-, nos cuenta como un grupo de cazadores se adentran en una región poco explorada mientras van buscando alces y su camino se cruza con el de un ser que habita en lo más profundo del bosque, éste pondrá en duda su cordura y les dejará una huella que el tiempo no será capaz de borrar.

El planteamiento del autor nos puede recordar esas acampadas de pequeños en el bosque, esos cuentos de terror que escuchábamos sin perdernos palabra y el miedo que sentíamos después, una vez en nuestra tienda, cuando ya los demás no estaban a nuestro lado para sentirnos reconfortados por su compañía.
El miedo que sentíamos en ese momento, no nos lo producían las historias contadas sino como nuestra mente imaginaba luego que los ruidos que oíamos eran algo diferente a la realidad, cualquier cosa podía estar ocurriendo fuera. Blackwood nos da una serie de pinceladas para que nuestra imaginación haga el resto, nos sitúa en un contexto donde somos seres indefensos frente a la naturaleza y a lo que en ella habita y es ésta la parte más interesante de la novela, la excelente atmósfera por él descrita y las breves descripciones del ser que ahí acecha.

La historia está contada por un tercero, una persona nos cuenta lo que le ocurrió a otra, distanciándose un poco del relato, intentado dotarle de objetividad y a la vez dejándonos con la duda de si aquello contado es real o no.
Es un relato sencillo, fácil de leer y ligero, pero bastante cargado de simbolismos. Desde el primer momento vemos dos fuerzas enfrentadas, por un lado la fe y por otro la razón, representadas en dos personajes: el doctor y el estudiante de teología, las opiniones de uno y de otro se ven enfrentadas por el Wendigo, pero estos dos hombres, a pesar de ser tan diferentes, representan a su vez la flema británica frente a la superstición de los demás, ellos permanecen serenos y fríos mientras los otros sucumben al mito, a la leyenda y a lo sobrenatural. 

El Wendigo empieza de forma algo lenta, quizá nos cueste avanzar por sus primeras páginas pero gana en intensidad a medida que nos vamos adentrando en lo más profundo del bosque, así pues, tened algo de paciencia al empezar y disfrutad de las descripciones que el autor hace de la zona, no usa un lenguaje recargado y consigue que nos representemos bastante fielmente la zona.

Lo que le ha faltado para mí, es una descripción más detallada del ser que mora en los bosques, es demasiado sutil, me faltan detalles para poder darle a mi mente más realismo, es verdad que se centra mucho en las sensaciones que en los humanos provoca pero no estaría de más centrarnos un poquito más en su persona, incluso quitando un poco de descripciones del bosque... no creo que hiciera falta ni siquiera alargar el relato, simplemente prescindir un poco de la naturaleza en sí, para centrarnos en el ser maligno que de ella se nutre.

Es un relato que hacía bastante que quería leer, su lectura no me ha ocupado más que un par de días y una vez terminado, buscando información sobre el mito he descubierto que incluso la psicología ha descrito un trastorno muy curioso: la psicosis por wendigo, un trastorno mental que se daba en algunas tribus de Canadá, donde la persona que lo sufría dejaba de comer y sufría náuseas y vómitos frente a la comida normal, si no se paraba el proceso la persona manifestaba el temor de que el espíritu del Wendigo le poseyera convirtiéndolo en caníbal, cuando eso ocurría pedían a los otros miembros de la tribu que acabaran con él. Curioso, ¿verdad?



7 de diciembre de 2016

Los pequeños macabros - Edward Gorey

Hoy quiero enseñaros una pequeña joya que "leí" el sábado, creo que invertí en Pequeños Macabros alrededor de media hora, siendo muy muy generosa y mirando las ilustraciones varias veces...



Los pequeños macabros nos habla de muertes infantiles contadas en forma de abecedario, vemos 26 muertes de niños, todas ellas diferentes: por atragantamiento, asfixiados por alfombras, por las llamas, los osos...

La portada es bastante inquietante, en ella vemos a la Muerte que mantiene bajo su paraguas a los niños que han muerto en las diferentes ilustraciones, ella parece mirarnos y sonreír y eso contrasta con la expresión vacía de los chicos, es la misma que tienen mientras mueren de las formas más horribles y muchas veces, originales.

Gorey fue un escritor e ilustrador que cuenta con más de un centenar de libros, sus dibujos son oscuros, crueles, macabros y que nos transmiten una gran sensación de soledad, en cada ilustración el niño es un elemento muy pequeño en medio de una habitación vacía, de un prado, un lago...


Es un libro de relatos, muy corto y muy directo, y quién dice relatos dice a frase por ilustración. Es difícil de clasificar, podríamos llamarlo cuento ilustrado o cuento de terror o libro de ilustraciones... pero le pongamos la etiqueta que le pongamos, no deja de ser un librito interesante de hojear. 


Me ha parecido un buen libro para conocer al ilustrador, esa mezcla de blanco y negro, con los trazos muy marcados, esos rostros infantiles, blancos, asumiendo su muerte sin poder hacer nada por evitarla, todo muy macabro y a la vez muy interesante, creo que somos incapaces de parar y dejar de pasar hoja tras hoja.

Para finalizar, de todas las muertes, os dejo con mi preferida, la de Neville: 

¿Qué muerte puede ser peor que la de morir por hastío?

5 de diciembre de 2016

No soy un Serial Killer - Dan Wells

Bueno, hoy vengo con un libro en el que tenía puestas mis esperanzas, parecía que tenía que gustarme sí o sí, por la temática, por tratarse de psicópatas, por los comentarios positivos en Goodreads... por todo, pero no, resulta que no me ha gustado demasiado.





De qué trata?

John Wayne Cleaver tiene 15 años y sabe que es un sociópata, incluso se reconoce en los típicos síntomas del asesino en serie.
Para no llegar a hacerle daño a alguien, ha creado un conjunto de normas que respeta, pero cuando empiezan a aparecer cadáveres en la zona donde vive tendrá que emplear sus conocimientos para lograr detenerlo.

Mis impresiones

Advertir primero que este libro es el primero de una trilogía, le siguen Mr. Monster y No quiero matarte, libros que casi pondría la mano en el fuego que no voy a leer y digo casi porque basta decir esto no lo hago para que pase algo y zasca! te comes tus palabras... espero que no sea el caso! No es que el libro lo encuentre malo, mal escrito, odioso, que no se entienda... no, si en realidad no está tan mal, pero creo que puse demasiadas esperanzas en su lectura, por su sinopsis pensé que me iba a gustar y mucho y bueno... pues no, tirando a muy mediocre.

El título es muy acertado, porque es de esos que nos llama la atención en seguida y nos hace ir corriendo a ver la sinopsis, la portada en cambio no me gusta tanto, la veo un poco infantil, como de instituto y mira, si me hubiera fijado antes en éste detalle igual se me hubiera ocurrido que era un libro juvenil, porqué... No soy un serial killer es un libro juvenil, ¿verdad? mira que lo he buscado, pero no lo pone en ningún lado y esa es la impresión que me quedó una vez leído, me hubiera gustado si lo hubiera leído con 15 años -la edad del protagonista-, pero de adulta ya no.

El argumento es bastante original, aunque hay muchos comentarios negativos respecto a la naturaleza del psicópata pero bueno, yo ni siquiera me lo he tomado a mal, me pareció curioso y creo que depende de como se hubiera tratado la historia lo habría aceptado como algo "posible", vaya, que no me habría rechinado mucho. El problema ha sido el tratamiento de los personajes, tanto de John como del psicópata, me ha parecido todo muy absurdo, sus pensamientos, sus justificaciones y sobretodo, como termina la novela. Después de todo lo que ha pasado para llegar a encontrar a la persona, la manera que utiliza para detenerla pues... me parece pueril.
Creo que se ha desaprovechado una buena idea por un mal enfoque y es imperdonable.

A pesar de que Wells intenta que conozcamos al protagonista, incluso que sintamos una cierta empatía o simpatía por como controla sus instintos, no ha sido mi caso, realmente en ningún momento me he sentido dentro de la mente de un sociópata, ni ha sabido trasmitirme el impulso por matar que siente y mucho menos alabarle por como se controla, que me ha parecido un tanto absurdo. 

No soy un serial killer se lee rápido, con diálogos que agilizan la trama, lenguaje fluido y directo, y a pesar de que a mí no me haya gustado, debo reconocer que nos engancha a la historia, se ve desde las primeras páginas el por qué del psicópata, pero aún así es un libro que cuesta de dejar.

Es apto para todos los públicos y eso es una gran cagada, muy mal hacer un libro de psicópatas donde no hay ni siquiera una descripción medianamente buena del cadáver, ni sangre ni vísceras ni nada!! ¡Pobres descripciones para tanto asesinato! es verdad que así ganas más público ya que leer sobre escenas violentas y cadáveres destrozados no es del agrado de mucha gente, pero para que negarlo, lo he echado de menos, algo más visual, más arriesgado y más brutal.

Lo que me sigue sorprendiendo una vez terminado son esas opiniones donde se decía que era terrible ponerse en la mente del protagonista, sentir horror por sus pensamientos... no sé, o soy yo o son los demás, pero ojalá me hubiera creído la historia, ojalá lo que el chico pensaba fuera coherente con lo que nos vende que es... porque por mucho que su autor se haya leído las caracterísicas del psicópata no ha sabido plasmarlas en pensamientos y acciones, o sea que... de poco sirve que se enumeren!

Para ir terminando, si buscáis como yo, sentir lo que de verdad siente un verdadero psicópata pues no es vuestro libro, mil veces he pensado en El arte más íntimo de Poppy Z. Brite, ahí sí que noté algo y no con este pobre intento!


2 de diciembre de 2016

La llegada de los tres - Stephen King

Bueno, sigo con los libros de La Torre Oscura de Stephen King, creo que se me hará la cosa un poco larga, aunque ya van dos... Esta parte se llama La llegada de los tres pero en español se tituló inicialmente La invocación.



De qué trata?

La historia sigue donde la dejamos con El Pistolero, el hombre de negro ha jugado sus cartas y Roland amanece en una playa rodeado de langostruosidades, bichos que le complicarán la vida a más no poder. Tendrá que seguir su camino, encontrando tres puertas que tendrá que cruzar para encontrar a los tres que dan título al libro y que son necesarias para poder continuar el viaje hacia la Torre.

Mis impresiones

Debo decir que me ha gustado más que el primer libro, eso es una suerte porque el primero me pareció extraño, confuso y bastante aburrido, sin casi acción y si éste hubiera sido parecido, quizá mi búsqueda de la Torre hubiera terminado aquí. King lo escribió cinco años después de haber terminado El Pistolero y el cambio de estilo se nota, por suerte debo decir!

Las diferencias son tantas que sólo voy a mencionar algunas para que esto no se convierta en algo tedioso: nos encontramos con un mejor argumento, más sólido y con una historia que contar, en el anterior no lo tenía tan claro... dejamos ese lenguaje rebuscado para utilizar uno más llano y sobretodo, más directo, algo con lo que el autor seguirá hasta el presente.
Pero también hay un mejor tratamiento de los personajes, ojo, no quiero decir que ahora ya lo sepamos todo de Roland, que va! Pero sí que empezamos a conocerle un poquito mejor y a ver que aunque su destino parezca decidido de antemano también siente y padece y por fin lo podemos ver como una persona y no como el robot que parecía en la anterior entrega.



El inicio es un poco lento, con abundantes descripciones, a veces más largas de lo necesario, pero poco a poco vamos entrando en materia, descubrimos a los personajes uno a uno, su vida, su personalidad y con todos ellos seguimos el único camino que hay para llegar a la codiciada Torre. La forma en que llegamos a ellos es muy original y aunque no acabemos de entender muy bien el mecanismo lo aceptamos y dejamos que el autor nos guíe hacia la Nueva York del tiempo que quiera, porque algo que ya intuíamos en el primer libro, el mundo de Roland y el nuestro comparten algunos nexos en común y la distancia entre uno y otro no es tan grande como podría parecer.

Por suerte para los lectores, parece que el equilibrio entre descripción y diálogo está mejor repartido y no nos enfrentamos a largas páginas donde no ocurre nada y sólo deseamos que algo, lo que sea, rompa esa larga marcha.



Creo que ha sido un acierto la manera en que se ha desarrollado la historia, en realidad no tiene mucho mérito pero ha conseguido que pareciera la forma única y correcta de hacerlo, el autor nos ha contado tres historias, una para cada personaje, todas ellas muy diferentes e independientes pero con un nexo en común y todas ellas igual de importantes para el desarrollo de la historia, además consigue algo que no supo lograr en el libro anterior y es que sintamos algo por los personajes, nos interesa lo que nos cuentan y su pasado, su presente y futuro inmediato ya lo conocemos, pero queremos saber que les ha cambiado para ser como son y King satisface plenamente nuestra curiosidad sobre ellos, sin dejar cabos sueltos ni preguntas sin resolver, al terminar sentimos que ha valido la pena la espera y que nuestra curiosidad se ha visto recompensada, siempre referente a los personajes, porque quedan aún muchos interrogantes y todos ellos alrededor de la Torre, del pasado de Roland y el por qué de su búsqueda, pero claro, debemos recordar que hay cinco libros más o sea que es normal que aún no sepamos mucho, de momento debemos conformarnos con haber conocido a Eddie Dean, Odetta Holmes  y Jack Mort y en próximos libros veremos que importancia tienen a la hora de ayudar a Roland en su búsqueda.



En fin, si habéis pasado el escollo del primer libro, el segundo debéis leerlo porque se os hará mucho más fácil y vuestro interés aumentará, por mi parte sí voy a seguir con la saga y espero que la historia mejore más en el tercer volumen, que bueno, supongo que a medida que Stephen King crecía como autor y comprobaba lo que nos enganchaba de sus historias lo iría aplicando en las siguientes novelas, así pues... esto sólo puede mejorar!


30 de noviembre de 2016

La lotería - Shirley Jackson

Buenooooo, decía en mi entrada de Siempre hemos vivido en el castillo que quería leer de esta autora La lotería y mira, al final una tarde aburrida de sábado le dediqué 30 minutos (dudo que fueran más) al relato.

De todos los libros que he leído de Jackson creo que éste es el que más me ha gustado, Haunting of Hill House fue el primero y quizá el que más me decepcionó, no acabo de entender como se considera tan bueno, es de los pocos que he disfrutado más con la película que con el libro. Después vino el de Siempre hemos vivido en el castillo que fue un sí pero no y al final, con este relato he encontrado algo que me ha gustado de inicio a fin.



Por cierto que una vez leído el libro, no acabo de entender la elección de la portada... ni tampoco porqué el subtítulo es Aventuras del amante diablo... es de esas decisiones editoriales que no se acaban de entender!

De qué trata el relato?

El 27 de junio, en un pueblo de no más de 300 habitantes, se lleva a cabo una lotería desde hace más años de los que se pueda recordar. En la plaza se reúnen hombres, mujeres y niños que esperan ver quién es la persona afortunada que gana el sorteo, saben cual es el "premio" y que si quieren una buena cosecha, éste macabro ritual debe seguir realizándose.

Este relato fue publicado el 26 de junio de 1948, un día antes de que el ritual del libro se realizara.

Mis impresiones

Debo decir que a mí las actuaciones grupales siempre me han fascinado, que un colectivo se ponga de acuerdo para emprender una acción me parece muy interesante y si es para algo bueno lo puedo entender -casi- sin problemas, pero cuando es para algo tan macabro como lo que ocurre en La lotería me parece aún más digno de estudio, me gustaría saber que mueve realmente la consciencia de masa, dejando de lado el individualismo y la propia libertad para adaptarse a la colectividad y eso es lo que encontramos en este relato de no más de 30 páginas.



La lotería se desarrolla en verano y tiene su lógica porque a lo largo de los años muchos han sido los rituales realizados para favorecer las cosechas y ese es el miedo a la hora de abandonarlos, quizá suprimir una tradición puede llevar a que la recogida de grano sea mala y eso acarrearía problemas de hambruna, entonces, ¿cómo alguien puede ni siquiera pensar en no llevar a cabo esa importante tradición? y si eso pasara, ya están los más ancianos del lugar para recordar a los jóvenes que puede ocurrir si no se cumple con lo que toca. Realmente este relato podría haberse escrito hace dos días y le encontraríamos paralelismos con la sociedad actual, donde se mantienen tradiciones bárbaras, defendidas por unos pocos basándose en que son cultura y que siempre se han realizado. 

Así pues, la persona no tiene nada que decir, debe acatar lo que el pueblo decide y si ya nos adentramos en lo leído, quién tiene aún menos voz y voto es la mujer, eso queda reflejado perfectamente en una escena donde una de las vecinas del pueblo llega algo tarde a la lotería porque tiene que dejar los platos fregados, algo que cuando leí me hizo hervir la sangre! Pero no sólo por este detalle, son los hombres quienes tienen el destino de la familia en sus manos y excepto en alguna ocasión, ellos marcan al ganador del ritual.

Es un libro fácil de leer, que nos ocupará menos de una hora, que cuando empecemos no podremos dejar y seguro que durante un rato pensaremos en aquello leído, e incluso puede que perdure durante bastante tiempo en nuestra memoria. No es un relato de terror o no al uso, no hay elementos sobrenaturales que nos lleguen a asustar, en La lotería lo que da miedo es el ser humano pero no esas personas que consideramos malas, al contrario, las personas que nos asustan son "normales", podrían ser nuestros vecinos o nosotros mismos y si encontraramos la suficiente justificación, quizá actuáramos igual sin vacilar, ¡quién sabe!

Es una historia que vale la pena leer, no nos robará mucho tiempo y deja un buen sabor de boca, ya os digo, de momento de lo que he leído de Jackson es lo que más he disfrutado. Es verdad que no es algo que a día de hoy nos puede sorprender, incluso podríamos pensar que el argumento es algo pueril, pero como siempre debemos intentar contextualizar el momento en qué fue publicado y precisamente se armó un cierto revuelo con lo que en el relato se cuenta, vamos, que es ahora que ya nada nos sorprende ni impacta, nos hemos habituado a la muerte en directo y un ritual macabro no podrá llegarnos de la misma manera que lo hizo cuando fue publicado, pero no por ello le tenemos que quitar mérito, dicho de otro modo, la culpa no es del relato, es nuestra!

En fin, a pesar de que se considera a la escritora una de las grandes novelistas americanas, que influenció a King o Matheson... pues que queréis que os diga, después de tres historias leídas, no debería seguir leyendo sus libros ya que el resultado es desigual, sólo me ha gustado uno de tres y quizá es porque es corto... si fuera una de sus historias largas, ya veríamos!

25 de noviembre de 2016

Siempre hemos vivido en el castillo - Shirley Jackson

Vengo hoy con otra lectura conjunta, esta vez organizada por un grupo en Goodreads (La cafetería de Audrey), se nos agrupó por temas y a mí me tocaron los Psicópatas, que cosas tiene la vida... A pesar de ser cuatro chicas en total, sólo dos hemos aportado libros para la lectura, por mi parte decidí proponer Piercing de Ryū Murakami y la otra chica propuso Siempre hemos vivido en el castillo, la verdad es que me hizo gracia volver a leer algo de Shirley Jakson (aunque habría preferido que fuera La lotería pero igual no entraría dentro de este subgénero...).




De qué trata el libro?

Merricat tiene dieciocho años y vive junto a su hermana Constance y su tío Julián en la mansión Blackwood. Hace años algo horrible ocurrió y el resto de la familia murió envenenada, debido a ello Constance vive recluida en su casa y el tío presenta secuelas físicas y mentales.
Merricat vive feliz con su gato excepto por los viajes que debe realizar al pueblo, donde sufre las vejaciones del resto de habitantes.
Es una novela que se publicó en 1962.

Mis impresiones

Merricat es quién nos cuenta la historia de Siempre hemos vivido en el castillo y lo hace a su manera, ella explica lo que nos quiere explicar y aunque a nosotros, los lectores, nos gustaría conocer más del pasado o del presente, tenemos que conformarnos con lo que ella no da y lo que no sabemos lo tenemos que imaginar y confirmarlo -o no- a posteriori. A través de sus ojos vemos el mundo que les rodea, como quiere evitar a toda costa que se produzcan cambios a su alrededor y como para conseguirlo realiza pequeños actos mágicos, nos cuenta que quiere conseguir con ellos y las consecuencias que tiene cuando no los realiza correctamente.

Es una chica extraña, ambigua y compleja, que lo explica todo de una forma bastante infantil pero que controla a su manera todo lo que ocurre en la casa, su hermana Constance está siempre pendiente de ella y de sus caprichos y eso no hace más que aumentar su dependencia y sus ganas de que todo quede como está. En algunos momentos la forma de comportarse de Merricat da una cierta rabia, dan ganas de zarandearla un poco a ver si reacciona y deja los rituales y asume la situación en la que viven, lo que ha ocurrido y lo que está por ocurrir, que asuma su papel en los problemas que las rodean, en fin, que madure de una vez, pero también acabaríamos zarandeando a Constance por dejarla permanecer así y envolverla en algodones, aunque visto lo que sucede a posteriori, igual es mejor que la hermana pequeña no se enfade.

Los personajes están bien desarrollados, más que el aspecto físico la autora se ha centrado en dotarlos de una particular personalidad, centrándose sobretodo en las dos hermanas, aunque el tío Julián tampoco se queda corto. 

Es una historia fácil de leer, donde a pesar de intuir desde el principio qué ocurrió la noche del envenenamiento queremos seguir leyendo y ver que es lo siguiente que ocurrirá. Jackson crea un buen contexto y una buena ambientación, recreándose bastante en la casa, en su pasado e historia pero, se lee con placer y ayuda a que vayamos situando las diferentes escenas. 

No es una historia de terror ni de psicópatas al uso, es una historia donde lo que estremece son las palabras y la forma en que se cuenta la historia, pero no recibiremos ningún susto ni siquiera notaremos una cierta angustia.

Es apta para todos los públicos, careciendo de sangre, vísceras, asesinatos... vaya, que cualquier estómago sensible puede empezar la historia sin ningún temor, sabiendo que lo único que puede llegar a producirle temor es aquello que se imagine. Realmente asistimos a la vida cotidiana de la familia, como organizan la casa, las comidas, como se desarrollan las relaciones entre los diferentes miembros y la gente del pueblo o los que llegan a visitarles, sean familia o amigos, es una novela donde no hay casi acción y todo transcurre de forma apasible, lenta y sin -casi- sobresaltos, esto contrasta con la idea que tenemos al empezar la historia.

Debo decir que me ha gustado, si bien a veces Merricat me sacaba un poquito de quicio por su forma infantil de actuar y por esa resistencia ferrea al cambio. No es una novela que hubiera leído por voluntad propia y por eso ha estado bien que la propusiera otra persona, gracias a la lectura conjunta he descubierto no sólo este libro sino también el que yo propuse y que os contaré -con suerte- en próximas entradas.

18 de noviembre de 2016

El Pistolero - Stephen King

Cómo ya os conté en una entrada anterior, hemos estado realizado una lectura conjunta de la saga La Torre Oscura de Stephen King, de momento ya hemos terminado el primero: El Pistolero y pronto empezaremos con el segundo libro, por lo que si queréis aún estáis a tiempo de apuntaros con el segundo... de momento, os dejo mi reseña del primero.



De qué trata el libro?

En un mundo parecido al viejo oeste, el Pistolero persigue sin tregua al hombre oscuro, atraparle es el primer paso para llegar a la Torre Oscura.
A lo largo del viaje, iremos encontrando diferentes personajes que acompañarán a nuestro hombre, entre ellos el joven Jake, un niño que murió en su época y gracias a la diversidad de mundos aparece en el del Pistolero.
El libro finalizará con la reunión entre los dos hombres y el de negro le revelará cual es el siguiente paso para llegar a su destino.

La historia está basada en el poema de Robert Browning: Childe Roland to the Dark Tower Came.



Mis impresiones

El libro fue publicado en 1982 y se llamaba La hierba del diablo, a posteriori fue revisado y pasó a llamarse El pistolero y como muchos ya sabéis es el primer libro de los que componen La Torre Oscura, la obra más extensa de King.

Me ha costado muchos años decidirme a leerla, soy una persona poco constante y tener que volver una y otras vez a la misma historia me cuesta horrores y más teniendo muchísimos otros libros esperando, pero no sé, ha llegado el momento y leeré todos los que pueda antes de apartarla durante muchos años más (o terminarla ansiosamente).

No es un libro largo pero sí se me hizo algo difícil de leer, no es una lectura fácil y que podamos tener terminada en un par de días, el uso de palabras rebuscadas tampoco ayuda a un rápido avance y creo que a los que seguimos al autor nos sorprende como está escrito, parece como si King eligiera las palabras con sumo cuidado, buscando la más adecuada pero también la más rara, como si esto aportara calidad literaria al libro y es algo raro en él, nos puede parecer más un ejercicio literario que el inicio de una larga obra...
La trama principal, la búsqueda del hombre oscuro y la Torre, se ve interrumpida por algunos flashbacks que nos ayudarán a hacernos una idea de con quién estamos tratando y a conocer una parte de su pasado. Es difícil no ver a una especie de Clint Eastwood en la figura del pistolero, siempre tan recto y fiel a su Torre, capaz de sacrificar lo que sea y a quién sea para llegar a ella, sin pensar en las consecuencias que eso conllevará.



No encontramos muchos personajes a lo largo de la historia, el que carga con el peso de la novela es el pistolero, del que se intenta eliminar todos los sentimientos, convertirlo en alguien frío, casi sin corazón. Otros serán los que sentirán y actuarán conforme a sus sentimientos, pero siempre con la idea de que está todo decidido y no  importa lo que hagan ya que todo está escrito.
Así pues, no esperemos encontrar tampoco una gran caracterización de los personajes, una parte físico y otra psicológica bien desarrollada, realmente al terminar las casi 300 páginas del libro, descubriremos con horror lo poco que conocemos al protagonista, todas las lagunas de su pasado y lo que le depara el futuro y... fuf, es mejor no pensar en ello y seguir con la historia que ha desarrollado Stephen King a lo largo de todos estos años.

La novela tiene una cierta carga de pesimismo, el no poder hacer nada para evitar el destino y realmente todo acaba ocurriendo como está escrito.
No es una novela con un ritmo rápido pero tiene sus escenas de acción, en esos momentos notamos como crece la tensión a pesar de la calma del protagonista. Pero en general el ritmo es bastante lento y hay momentos en que tenemos que armarnos de paciencia porque se hace aburrido.
Otro aspecto que nos parecerá raro en el autor son las explicaciones algo recargadas que hace, estamos acostumbrados a poder leer sus libros casi de corrido, volando por sus descripciones directas y concisas, aquí en cambio, nos detenemos a contemplar el paisaje, las hierbas, las casas, las personas... no es que no me guste leer libros así, pero es que es como si lo hubiera escrito otra persona, alguien muy preocupado por hacerlo bien y parecer un buen escritor.

Los cambios de escenario pueden llegar a agobiarnos un poco, por suerte hay algunos momentos en que algo parece interrumpir el aburrimiento de la persecución y la presencia de Jake lo vuelve todo un poco mejor, más interesante y triste a la vez.

No es una novela para iniciarse con King! Es la primera de una larga serie para la que casi diría que debemos estar preparados, a lo largo de los libros seguro que nuestro interés decae y nos enfrentaremos a momentos de más y menos tensión, más o menos aburridos, pero bueno, el camino a la Torre es largo y debemos enfrentarnos a él como lo hace el Pistolero, como si no tuviéramos más elección que seguir adelante (al menos hasta que decidamos que sigue valiendo la pena seguir adelante).

Mi consejo es que no nos centremos en aquello que nos rechine un poco, si no entendemos una palabra o exactamente el contexto, lo podemos volver a leer para encontrarle significado pero es mejor avanzar y dejar que las cosas vayan tomando sentido poco a poco, aquello que nos dificulte el camino realmente no tiene demasiada importancia para el desarrollo de la historia, así pues, no vale la pena agobiarnos y ya es una historia algo enrevesada como para intentar encontrarle un sentido en el primer volumen.



Este libro dejará muchos interrogantes que sólo conseguiremos cerrar cuando vayamos avanzando en su lectura, de momento tenemos que tomarlo como lo que es: una introducción al mundo del Pistolero y su Santo Grial: La Torre Oscura y podemos elaborar tantas hipótesis como queramos, quizá acertemos, quizá no, todo se verá con el tiempo y con el pasar de los diferentes libros.

En resumen, es un libro que me ha costado empezar y me ha costado leer, no es largo pero para mí lo ha sido y eso que iba con ganas e ilusión... espero que los que le siguen sean mejores y consigan engancharme un poco más!